Salsa blanca fácil

Se trata de una receta con gran tradición. Espesa y ligera, la salsa blanca se asocia muy bien con diferentes platos, desde canelones, salsa para spaghetti, carne a la suiza y hasta en sopas.

Lo simple de hacer y su peculiar fama se establece porque se puede elaborar con ingredientes que encontramos fácilmente en la cocina y en 3 pasos sencillos. De esta forma, la salsa blanca es popular en la mayoría de los hogares.

Es una de las elaboraciones más simples del mundo gastronómico francés, además se la conoce con el nombre «salsa besamela o bechamela«. Gracias a ser versátil se usa como base de una asombrosa variedad de otras salsas:  Salsa Mornay, Salsa Cheddar, Salsa Cuatro Quesos, Salsa Mostaza, entre muchas otras.

Ingredientes:

Salsa blanca fácil
Es una receta muy fácil de hacer
  • Mantequilla (0,05 kilogramos).
  • Harina 0,05 (kilogramos).
  • Leche (500 centímetros cúbicos).
  • Sal de mesa (a elección).
  • Pimienta (a elección).

No necesitas más ingredientes, ideal si tienes una varilla para batir, pero vale una cuchara si no.

 

Preparación paso a paso:

  1. Lo primero a tener en cuenta para lograr una deliciosa salsa bechamel es la preparación que en la cocina tradicional se llama «Roux», que simplemente es la combinación de harina con la mantequilla.
  2. En un recipiente a baño maría mezclar cantidades iguales de harina y manteca.
  3. Integrar totalmente hasta formar una pasta y que se disuelva la harina.
  4. Todo el procedimiento se hace en poco tiempo (no lleva más de tres minutos), luego cuando este constituido quitar del fuego.
  5. Después llevar a un recipiente con fuego leve la leche y cuando este a buena temperatura (que no hierva) vamos a comenzar a revolver con nuestro Roux.
  6. Para que este trabajo salga perfecto y no queden grumos molestos, podemos integrar en otro bol diez cucharadas pequeñas de leche caliente sumando el roux, de esta forma lograremos un preparado más líquido y será más sencillo la mezcla de los ingredientes.
  7. Revolver sin parar ayudándose con un batidor de mano y con la olla a fuego medio vamos a ver como el líquido empieza a tomar forma espesa. De acuerdo al tiempo que nos lleve cocinar, será el espesor de la salsa que logremos.
  8. De ahora en más, dependerá del espesor que requieran para la salsa blanca. Si la usamos para gratinar algo en la estufa buscaremos un tono espeso, mientras que si deseamos obtener una salsa para fideos nos saldrá de maravilla si es un poco más líquida.
  9. Igualmente no se deben preocupar, ya que si se deja cocinando más del tiempo estipulado y nos queda más espesa lo podemos arreglar sumando más cantidad de leche o agua.

Finalmente condimentar a gusto y listo! Nuestra salsa blanca está terminada.

 

Resumen
recipe image
Receta
Salsa blanca fácil
Escrito en